Posteado por: trapote | 21/01/2010

Aquellos mineros de las décadas de los 50-60-70


 

21/01/2010 Antonio Arias Terrado. TORENO 

La vida del minero de las décadas de los años 50-60-70 no fue un camino de rosas ni para él ni para su entorno. Quizás tengamos en el olvido lo que fueron aquellos hombres, hoy nuestros padres, abuelos o amigos. En aquella época la minería disponía de pocos medios de seguridad, al principio no había ni casco ni lámparas, usaban como casco una boina o una gorra y como luz un candil de carburo, que entraban con el colgado del pecho, en vez de martillos neumáticos, usaban picas, barrenaban con maza y barrenos, no había máquinas y usaban para el tiro mulas a las que guiaban los caballistas; Luego mas adelante empezaron a tener lámparas, cascos, martillos de barrenar y neumáticos, y en vez de mulas máquinas de materia. En un principio no usaban hierro, la mina la sujetaban con madera; Aquella humedad de la madera, el polvo del carbón y la piedra y la falta de ventilación asistida hacia que fuera mas duro el trabajo. Además debo recordar que algunos desde muy jovenes empezaban a trabajar en la mina. Iban a trabajar andando o en bicicleta, con la bota de vino y el bocadillo colgado a sus espaldas, parecía la serpiente unicolor, no había duchas en condiciones o no existían, se lavaban en el río o en las fuentes y aun así venían con la cara negra del carbón mezclado con el sudor de las caminatas que se pegaban. A veces llegaban y tenían que trabajar en otros sitios porque el sueldo no llegaba.

Algo que es de admirar de ellos su compromiso con los compañeros y también con la defensa de sus derechos, esa herencia que nos han dejado como algo muy sólido y nosotros lo hemos convertido en estado gaseoso. Su única diversión era el chateo o la partida en el bar, no había apenas televisión y la radio la tenían unos pocos.

La vida de las mujeres de aquellos mineros también fue muy dura, es de agradecer su derroche de trabajo y paciencia en unas condiciones a veces infrahumanas y teniendo que cuidar muchos hijos en algunos casos. Aquellos mineros, hoy algunos fallecidos, y los otros que ven como la vida se les va apagando porque han dejado parte de su salud en la mina nos cuentan con mucho orgullo lo mal que lo han pasado, incluso la mayoría vivieron la guerra y la posguerra. Muchos de ellos cobran el cien por cien de poco y las viudas de los fallecidos el sesenta por cien de menos que poco, por eso pienso que es injusto que después de una vida tan dura no sea remunerado ese trabajo en forma de pensión justa porque la ley lo establezca así con la llamada base de cotización. Aun así viven con una ilusión que comparten con mujer, hijos, nietos y amigos, es mas ni siquiera envidian a los que hoy están prejubilados a pesar de esa diferencia de edad y pensión. Por eso creo que deberíamos escucharlos y ser comprensivos con ellos porque, al fin y al cabo, forman parte de nuestro pasado y presente y espero que de nuestro futuro, desde aquí mi mas sincera admiración. Gracias.

 

http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=503025

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: