Inaugurado “El Centinela de Viñales”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Video que recoge en imágenes  el proceso de rehabilitación de la torre de piedra que pertenecía a la antigua Iglesia del pueblo berciano de Viñales.
Se corresponde con la antigua subida al campanario.  Hoy día se recupera a modo de torre  circular exenta y con un tejado de pizarra y estructura de hierro coronándo la estructura.  

Las obras de recuperación de este elemento singular arquitectónico corrieron brillantemente a cargo de “Pedraviva”, especializados en la recuperación del patrimonio  arquitectónico rural de la Comarcal. 

“El Centinela de Viñales”, que es el nombre que le han asignado ya en  Viñales para referirse a la torre, adquiere una función de mirador para disfrutar de las bellas vistas del entorno.
La torre se inauguró en una fiesta celebrada entre los vecinos de Viñales el 4 de julio de 2010. 

PEDRA VIVA (ARQUITECTURA TRADICIONAL)   

 Trabajos de rehabilitación y recuperación en el medio rural 

 Contacto:  Pep:   627053099                     

 Vaclav : 608139397 (Las Traviesas) 

 www.pedraviva.es   

 pedravivabierzo@yahoo.es 

MÁS INFORMACIÓN RELACIONADA:

https://trapote.wordpress.com/2010/04/19/fuenteovejuna-en-vinales/

https://trapote.wordpress.com/2010/06/07/los-34-escalones-del-mirador-de-vinales-llevaran-el-nombre-de-quien-los-compre/

Los 34 escalones del mirador de Viñales llevarán el nombre de quien los compre

leido en: http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=532818

El presupuesto de la Junta Vecinal no llega, de ahí que los vecinos sufraguen la escalera de caracol

07/06/2010 m. á. cebrones | bembibre 

Estado de las obras en el futuro mirador de Viñales.

Treinta y cuatro escalones darán acceso al mirador de Viñales (Bembibre), actualmente en construcción, utilizando como base la torre del campanario de la antigua iglesia de la localidad. 34 escalones que aunque puedan recordar la famosa película de Alfred Hitchcock no guardan ningún secreto a investigar, por el contrario, son la más clara muestra de la implicación popular en el desarrollo de un proyecto.

Si Viñales ya dejó clara la apuesta por crear una zona de ocio aportando los vecinos la mano de obra, ahora han dado una nueva vuelta de tuerca al apadrinar los escalones de acceso al alto del mirador. La idea surgió de la junta vecinal, tras confirmar que la subvención del Consejo Comarcal -”único apoyo económico externo-” no alcanzaba para la instalación de la escalera de caracol que se colocará. «Ya que no podíamos comprarlos, decidimos venderlos», aclaró el tesorero de la junta, Hilmar Kossman. Con esa idea se planteó que aquellos que quisieran participar del proyecto adquirieran un escalón, al que se pondrá el nombre del comprador.

De este modo, los nombres de los padrinos y madrinas de los escalones se sumarán a otros como Alberto Barrero -”vecino que cedió la finca que separaba la zona de ocio del río para poder ampliar el proyecto-” o Excavaciones Murias -”empresa que ha cedido la maquinaria para el movimiento de tierras y nivelación del área de ocio. El mirador será inaugurado el 4 de julio. Después se continuará con el resto de trabajos para crear los jardines y paseos que completan el proyecto.

Fuenteovejuna en Viñales

http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=521987

Los vecinos de la pedanía de Bembibre suplen con trabajo la falta de presupuesto para construir un área recreativa y un mirador en una iglesia que ardió en 1956 

19/04/2010      Reportaje | m. á. cebrones

Los vecinos de Viñales trabajaron durante el fin de semana junto al antiguo campanario.

Viñales, pedanía perteneciente al municipio de Bembibre, se ha empeñado en crear una nueva zona de ocio que se convierta en referente en la comarca. Como base, las ruinas de la antigua iglesia derruida tras un incendio sufrido en 1956, Y como finalidad; un área recreativa con un mirador desde el que observar los cambios de la comarca.

La idea de recuperar el entorno que ocupaba la antigua iglesia de Viñales a un lado del río Noceda surgió hace años, según recordaba el secretario de la Junta Vecinal, Hilmar Kossman. «Pasar por aquí y ver las ruinas del campanario durante años provocaba nostalgia y deseos de recuperar el entorno». Y con esas ganas, desde la Junta Vecinal que preside Feli Manrique, se estudiaron distintas posibilidades hasta conseguir el proyecto definitivo que acaban de poner en marcha.

Desarrollar la nueva zona de ocio supone un gran inversión de la que no dispone la Junta Vecinal que, tras llamar a varias puertas, consiguió que el Consejo Comarcal del Bierzo aportará 6.200 euros. Sin embargo, no cubrir el coste total de la obra no amedrentó a los responsables del proyecto que han buscado la implicación de los vecinos para hacer realidad una de las actuaciones en las que más empeño se ha puesto. Y las gentes de Viñales, como en Fuenteovejuna, «todos a una» han unido sus esfuerzos. De este modo son de la localidad el redactor del proyecto, el diseñador de los jardines, el empresario que pone a disposición la maquinaria de movimiento de tierras, el carpintero que se encargará de la puerta y escalones del futuro mirador, y el resto de vecinos que aprovechan sus ratos de ocio para limpiar la zona de maleza, remover y apilar las piedras que se utilizarán en el nuevo diseño.

Escalera de caracol. La zona de ocio tendrá como pieza principal el antiguo campanario de la iglesia, que ya amenazaba con derrumbarse pero que será restaurado garantizando su seguridad. En el interior se colocará una escalera de caracol con armazón metálico y peldaños de madera por la que se accederá a la parte superior, unos diez metros de altura, donde se colocará un mirador circular con cubierta. En el acondicionamiento del entorno se descubrirán los restos de las distintas paredes de la antigua iglesia para crear parterres, así como un completo paseo de piedra ahora enterrado, tal y como señalaba Kossman.

Paseo de piedra .«La gente mayor que recuerda esta iglesia asegura que existe alrededor de ella un paseo de piedra, de entre dos o tres metros de ancho por el que se hacían las procesiones, ese será el paseo principal de la zona». El proyecto incluye la recuperación del antiguo puente, ahora inhabilitado y situado paralelo al actual. «El puente actual tiene en su barandilla una apertura que da al puente viejo. Ahí colocaremos unos escalones y así se creará una zona peatonal para evitar que quien quiera acercarse a los nuevos jardines tenga que hacerlo por la carretera», asegura Kossman.

Considerando que «la mano de obra es de tiempos perdidos», los responsables de la Junta Vecinal aspiran a que la actuación esté completada en tres meses, periodo tras el cual, un torreón casi perdido servirá de memoria de un pueblo desde la dignidad del esfuerzo en común.