Inaugurado “El Centinela de Viñales”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Video que recoge en imágenes  el proceso de rehabilitación de la torre de piedra que pertenecía a la antigua Iglesia del pueblo berciano de Viñales.
Se corresponde con la antigua subida al campanario.  Hoy día se recupera a modo de torre  circular exenta y con un tejado de pizarra y estructura de hierro coronándo la estructura.  

Las obras de recuperación de este elemento singular arquitectónico corrieron brillantemente a cargo de “Pedraviva”, especializados en la recuperación del patrimonio  arquitectónico rural de la Comarcal. 

“El Centinela de Viñales”, que es el nombre que le han asignado ya en  Viñales para referirse a la torre, adquiere una función de mirador para disfrutar de las bellas vistas del entorno.
La torre se inauguró en una fiesta celebrada entre los vecinos de Viñales el 4 de julio de 2010. 

PEDRA VIVA (ARQUITECTURA TRADICIONAL)   

 Trabajos de rehabilitación y recuperación en el medio rural 

 Contacto:  Pep:   627053099                     

 Vaclav : 608139397 (Las Traviesas) 

 www.pedraviva.es   

 pedravivabierzo@yahoo.es 

MÁS INFORMACIÓN RELACIONADA:

https://trapote.wordpress.com/2010/04/19/fuenteovejuna-en-vinales/

https://trapote.wordpress.com/2010/06/07/los-34-escalones-del-mirador-de-vinales-llevaran-el-nombre-de-quien-los-compre/

Anuncios

Los 34 escalones del mirador de Viñales llevarán el nombre de quien los compre

leido en: http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=532818

El presupuesto de la Junta Vecinal no llega, de ahí que los vecinos sufraguen la escalera de caracol

07/06/2010 m. á. cebrones | bembibre 

Estado de las obras en el futuro mirador de Viñales.

Treinta y cuatro escalones darán acceso al mirador de Viñales (Bembibre), actualmente en construcción, utilizando como base la torre del campanario de la antigua iglesia de la localidad. 34 escalones que aunque puedan recordar la famosa película de Alfred Hitchcock no guardan ningún secreto a investigar, por el contrario, son la más clara muestra de la implicación popular en el desarrollo de un proyecto.

Si Viñales ya dejó clara la apuesta por crear una zona de ocio aportando los vecinos la mano de obra, ahora han dado una nueva vuelta de tuerca al apadrinar los escalones de acceso al alto del mirador. La idea surgió de la junta vecinal, tras confirmar que la subvención del Consejo Comarcal -”único apoyo económico externo-” no alcanzaba para la instalación de la escalera de caracol que se colocará. «Ya que no podíamos comprarlos, decidimos venderlos», aclaró el tesorero de la junta, Hilmar Kossman. Con esa idea se planteó que aquellos que quisieran participar del proyecto adquirieran un escalón, al que se pondrá el nombre del comprador.

De este modo, los nombres de los padrinos y madrinas de los escalones se sumarán a otros como Alberto Barrero -”vecino que cedió la finca que separaba la zona de ocio del río para poder ampliar el proyecto-” o Excavaciones Murias -”empresa que ha cedido la maquinaria para el movimiento de tierras y nivelación del área de ocio. El mirador será inaugurado el 4 de julio. Después se continuará con el resto de trabajos para crear los jardines y paseos que completan el proyecto.

“Pedra Viva” – Arquitectura tradicional

“Por sus obras les conocereis…”

Os quiero dar a conocer la interesante y valiosa iniciativa que han emprendido  Pep, Vaclav y Martin (Pedraviva).

Elllos llevan ya unos cuantos años años viviendo por el Bierzo Alto .  Y digo esto ya que ellos vinieron desde lejos. Pep es de Mallorca. Vaclav y Martin de un poco más lejos todavía, de la Republica Checa.

  A pesar de venir de sitios tan dispares y lejanos al Bierzo, han abrazado esta tierra con gran cariño instalándose en Robledo, un precioso pueblo a los pies de la Sierra de Gistredo.  

Puedo decir de ellos que son gente muy curranta, abierta, creativa y con ganas de trabajar y vivir en el medio rural. ¡Merece la pena su esfuerzo! 

Están interesados fundamentalmente en recuperar la arquitectura tradicional de la zona.   Han realizado ya algunos pequeños milagros, recuperando  casas muy deterioradas por  pueblos de la zona. Los resultados son francamente estupendos.

 

Tronera en casa de Robledo

 

Recientemente se han unido al proyecto de  ATUDEBIAL  (Asoc. de Turismo y desarrollo del Bierzo Alto) dentro del grupo de artesanos. 

 Os dejo el enlace a la página web y a su ficha particular.

http://www.bierzoalto.com

http://www.bierzoalto.com/pedraviva.htm

Os reproduzco a continuación el texto que ellos mismos han elaborado para incluir en su ficha dentro de  la web:

Contacto:
Pep. 627053099
Vaclav : 608139397 (Robledo)
Web: www.pedraviva.es
E-mail: pedravivabierzo@yahoo.es

Fachada restaurada en casa de Viñales

LO QUE CUENTAN LOS ARTESANOS

Pedra Viva es un concepto de trabajo en la construcción basado en el respeto a la arquitectura tradicional de nuestros pueblos y aldeas.
En un intento de recuperación y puesta en valor de aquellos elementos que conforman la identidad de las construcciones típicas de nuestro entorno, corredores, buhardillas, chimeneas, balaustradas, palomares…

Piedra, barro, madera, losa a granel, forman parte de la memoria colectiva de unas tierras donde el mundo rural sigue vivo. Consideramos que el desarrollo sostenible de una comarca tiene que pasar ineludiblemente por el reconocimiento de que los pueblos son un valor en si mismos, de que “patrimonio”no son solo iglesias y castillos. Ejemplos suficientes tenemos de que un pueblo que se conserva y rehabilita siguiendo el esquema de la construcción tradicional resulta un atractivo tanto para sus habitantes como para los visitantes y genera un desarrollo económico para todos, tanto casas rurales como restaurantes, artesanos, tiendas de productos típicos…, se ven beneficiados de esa imagen de “autenticidad” cada vez mas buscada.

De esa idea creemos que la construcción no puede quedarse al margen, y esa es nuestra apuesta de futuro. Cotidianamente vemos como el “feísmo” se ha ido apoderando de la manera de construir y rehabilitar, se emplean sin miramiento alguno materiales totalmente inadecuados, puertas y ventanas de madera desaparecen para dar paso al aluminio y pvc en color blanco como si de adosados de urbanizaciones se tratase, bloques de hormigón “caravista”, fachadas cubiertas parcialmente con retales de marmolería o con plaqueta de gres, al mismo tiempo se destruyen sin contemplaciones elementos tradicionales como escaleras de piedra y corredores con el “argumento” de que no dejan pasar a los camiones, y un sinfín de otras actuaciones que podrimos calificar sin ambages de atentados al patrimonio rural, la falta de una normativa urbanística en unas ocasiones y el nulo cumplimiento de la existente en otras no hacen sino agravar la situación de unos pueblos que en muchos casos podrían recuperar sin demasiado esfuerzo su estructura tradicional, se hace necesario para ello la actuación tanto de las instituciones como de los particulares y los profesionales para que no se acabe perdiendo la identidad cultural de mundo rural.

No se trata sin embargo de negar el valor de los materiales modernos ni de los diseños arquitectónicos de vanguardia, sin esa libertad de actuación obras fascinantes como la de Gaudi, por poner un ejemplo, no habrían podido existir, se trata sencillamente, a nuestro parecer, de que hay un lugar para cada cosa. Este pensamiento no es, contra lo que pudiera parecer, algo nuevo propio de gente “rara”, ya en 1918 se publicaba el estudio del profesor Eugeniusz Frankowski hórreos y palafitos de la península ibérica, reeditado en1986 con la adición de otros estudios posteriores sobre estos elementos de la arquitectura tradicional tan presentes en el noroeste peninsular.

En 1967 se publica la obra de José Maria Luengo: Esquema de la arquitectura civil en el Bierzo, de la que extraigo estas palabras que tan poco eco tuvo en su momento y que tan vigentes permanecen ahora: y, tras esto, tan solo me resta dirigirme a los alcaldes todos del El Bierzo para rogarles que pongan el mayor empeño e interés en que los pueblos no se prostituyan, abriendo paso a las modas de fuera, que dan al traste con el ambiente tipico, y que pongan todo su celo en conservar dignamente todo aquello que es tan suyo y que forma el patrimonio cultural de sus antecesores… Piensen todos que el paisaje de El Bierzo es único y que no caben en el otras construcciones que las legadas por los siglos que se han ido… Esa deliciosa pictoricidad de estos pueblos, debida a sus casitas empizarradas que parecen perlas de rico oriente refulgiendo debajo de los rayos del sol, engarzados entre las esmeraldas de sus campos o sobre las rojas entrañas de la madre tierra, de esa ubérrima tierra berciana, que lleva oro escondido en sus opimas entrañas…
Hermosas palabras.
En los últimos tiempos, el Instituto Leones de Cultura esta editando también una serie de libros que vale la pena tener en cuenta, y aquí mismo el conocido empresario José Luis Prada ha puesto en marcha unos premios a la rehabilitación destinados a promover el buen hacer en la construcción.
La arquitectura tradicional es un valor en alza, eso es algo de lo que debemos hacernos eco pensando además que hacer las cosas bien no es mas caro que hacerlas mal.

Fachada rehabilitada en casa de Labaniego

Establecidos en el Bierzo alto, las comarcas vecinas nos resultan igualmente atractivas a la hora de realizar nuestro trabajo, las muestras de las construcciones tradicionales se encuentran en cualquier territorio del estado, pero es en tierras como estas donde se puede observar con mayor profusión, tal vez debido a lo apartadas y remotas que durante muchos años se mantuvieron, la despoblación es otro de los factores que han contribuido a mantener prácticamente intactos muchos pueblos de nuestras tierras.
Es nuestra intención contribuir con nuestro trabajo a recuperar las construcciones que todavía se mantienen y ayudar a devolver la vida a pueblos y aldeas, un pueblo solo esta vivo si esta habitado, y para que un pueblo este habitado se hace necesario que sus habitantes, los de siempre, los que vuelven, y los que llegan de otros lugares encuentren un medio de subsistencia que les permita vivir, a una distancia razonable de su lugar de trabajo, para así reconstruir y rehabilitar sus casas, de otro modo los pueblos se irán deshabitando y sus casas convirtiéndose en ruinas una tras otra.
Esa emoción que nos embarga al ver las construcciones tradicionales es la que nos anima a la hora de reconstruir nuestras propias casas, y el mismo interés y cariño ponemos a la hora de realizar los trabajos que se nos encargan, trabajos para los que intentamos utilizar, en la medida de lo posible, materiales de la zona, trabajando en colaboración con proveedores, profesionales y artesanos, (carpinteros, herreros…) del lugar.