III ruta de la mencía el 26 de mayo

La ruta mencía es una marcha de senderismo organizada por el Ayuntamiento de Cacabelos cuyo objetivo es mostrar a todos los amantes de la naturaleza y el deporte, el entorno vitivinícola y natural que nos rodea. La uva mencía es la variedad estrella de la D.O. Vinos del Bierzo. que cubre nuestras laderas alternándose con cerezos, almendros, manzanos y dotando a nuestro campo de un colorido especial. 

La ruta de 29 Km. sale de la sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bierzo, ubicado en el campo de San Bartolo de Cacabelos y va recorriendo caminos entre viñedos y pueblos cuya cultura está estrechamente ligada a la elaboración del vino. Además la ruta atravesará uno de los restos arqueológicos más importantes del Bierzo, el Castro de la Ventosa. En el camino se transitará por viñedos de los Municipios de Villadecanes-Toral de los Vados, Villafranca del Bierzo, Cacabelos y Arganza, en los cuales se centra la gran parte de la producción de uva mencía y vino del Bierzo. 

Normas de participación: 

La salida será a las 7:00 am. Los participantes deberán estar por lo menos media hora antes (6:30 am.) en la salida para recoger los dorsales y las tarjetas de ruta. 

Para recoger el dorsal y hacer efectiva inscripción, los participantes deberán presentar el carné de identidad y el comprobante de pago de la inscripción. 

Habrá 4 controles de avituallamiento a lo largo de la ruta para que los participantes puedan aprovisionarse de bebida y alimentos. En estos puestos se pondrán sellos en las tarjetas de ruta para verificar el paso por el puesto de control.

La organización dispondrá de coches, protección civil y voluntarios a lo largo de toda la ruta. Los participantes deberán seguir en todo momento las indicaciones de los miembros de la organización, especialmente en los cruces de las carreteras. 

Habrá un tiempo máximo para realizar la marcha. Los participantes tendrán un plazo determinado para llegar a los 4 controles de avituallamiento existentes en la prueba. Los participantes que no lleguen en plazo a los controles serán conducidos por los coches de la organización hasta la llegada. 

El número máximo de participantes en la ruta será de 400 personas que serán admitidas por riguroso orden de inscripción.

Castro Ventosa 
 

Inscripciones 

Las inscripciones pueden realizarse en esta página web, en el formulario que aparece al final de la página. También se podrán realizar en el Pabellón Municipal y en el Punto de Información Juvenil (PIJ), en la Casa de la Cultura de Cacabelos, en horario de tarde. 

Los dorsales y la tarjeta de ruta se podrán recoger el mismo día de la marcha en la salida entregando el justificante de pago. 

Fecha límite de inscripción: Miércoles 24 de Mayo 

Organiza:

Ayuntamiento de Cacabelos

Colaboradores: 

  • Consejo regulador de la denominación de origen Bierzo
  • Ayuntamiento de Arganza
  • Ayuntamiento de Villadecanes – Toral de los Vados
  • Ayuntamiento de Villafranca del Bierzo
  • Asociación Juvenil de Senderismo “Anda Ya”

INFORMACIÓN ORIGINAL DE LA NOTICIA E INSCRIPCIONES EN: http://www.cacabelos.org/index.php?elementoID=602

I Marcha Mountain Bike Bierzo 151

leido en: http://www.bikelaza.eshost.es/?p=133

Cartel anunciador de la marcha de mountain bike

El próximo día 2 de julio de 2011, a las 8:00h., tendrá lugar la I Marcha Mountain Bike Bierzo 151, el recorrido de la marcha consta de 3 distancias a elegir:

  1. 151 km….Recorrido Largo
  2. 115 km…. Recorrido Corto y común común con el (1) hasta el kilometro 103 (Noceda) en el cual el participante elegirá cual de los dos completará.
  3. 85 kms….Recorrido Más Corto, será común para todos hasta el km 65 (Quintana de Fuseros).

 

Pueden inscribirse en el siguiente enlace:

http://www.bierzo151.com/inscripcion.php

Bierzo 151Para más información podéis visitar la web organizadora:

http://www.bierzo151.com/

http://www.bembibredigital.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1832:1o-marcha-mtb-bierzo-151-&catid=42:deportes&Itemid=159

Guías turísticos por el Alto Sil

leido en: http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=587159

Siete jóvenes especializados como guías de media y baja montaña ponen al servicio del visitante un paraíso por descubrir

24/02/2011 m. j. alonso | ponferrada

Ficha de una de las rutas, con datos de interés y fotografías.

Naturaleza y deporte como alternativa de futuro. Esto es lo que han pensado los ayuntamientos de Toreno y Páramo del Sil, sumergidos desde hace meses en la formación de un grupo de jóvenes para ejercer de guías de media y baja montaña. Hasta el momento, la iniciativa ha cosechado grandes éxitos y ya se ofrecen guiados gratuitos por cada uno de los diez recorridos confeccionados. Todos ellos al alcance de cualquiera, sin tener en cuenta la edad o la condición física, puesto que se han ideado alternativas para acortar el trayecto en caso de ser necesario o por deseo expreso del visitante. El objetivo es hacer fácil y atractiva la actividad.

Librán-Pardamaza, Los Castros, Pardamaza-Primout, Santa Marina, Aires de Gistredo, La Viñuela, Matarrosa Librán, Las Carpas, Pico Catoute y Pico El Miro son los nombres de las rutas creadas y perfectamente señalizadas por las que discurrirán los turistas dispuestos a sumergirse de lleno en lo más profundo del Valle del Sil, un territorio virgen y prácticamente desconocido que ofrece grandes posibilidades turísticas aún por explotar. Lo harán, siempre, encabezados por alguno de los guías que desde el pasado mes de noviembre y hasta el venidero mes de abril participan en el taller de empleo solicitado al Ecyl por los ayuntamientos de Páramo y Toreno, el primero de estas características que se solicita en la comunidad.

La dirección del proyecto ha pensado en todo y ha creado una serie de fichas donde se recogen los datos concretos de cada una de las rutas. Dificultad, desnivel, distancia, época recomendada, fotografías y un breve resumen sobre las características del recorrido se han plasmado en papel para facilitar la elección al visitante.

Un antiguo castro celta, pueblos totalmente rehabilitados que vivieron momentos de abandono, ingentes masas de robles, el pantano de Bárcena, la fuente de la Urz, una calzada romana, antiguas rutas mineras, las pinturas rupestres de Librán, vestigios de industrias antiguas como la fábrica de la luz del río Primout, una impresionante cascada, núcleos rurales de un encanto indiscutible y la ascensión hasta el pico El Miro -“de 1985 metros y pasado glaciar-” o hasta Catoute -“el pico más emblemático de la comarca, con 2.115 metros-” son tan sólo una parte de lo que el visitante puede ver, experimentar y sentir.

a pie a las brañas de la Seita y Zarameo

“Decían los antiguos que “la braña de Zarameo nun ía braña, ía ciudade; mirándula de leixus, paez una catedrale…” . 

Braña de Zarameo (conjunto de las cabañas)

En las montañas del Alto Sil podemos encontrar numerosas excursiones para realizar a pie y descubrir unos paisajes y naturaleza casi virgenes. Allí el impacto de la minería ha sido mínimo, lo que se traduce en la perduración actual en buen estado de sus importantes bosques, rica fauna y no menos valioso patrimonio tradicional y etnográfico. dentro de este rico patrimonio se encuentran la perduración de las brañas, poblados de altura utilizados antiguamente con fines ganaderos.

reguera de la Seita

El paseo que os propongo tiene como punto de partida el pueblo de Cuevas del Sil y recorriendo en paralelo el discurso de la reguera de la Seita, nos conduce hasta las Brañas de la Xeita y de Zarameo.
El recorrido de ida y vuelta es de unos 17 Kmts. aproximadamente. El desnivel que tenemos que salvar es de unos 800 mts y aunque es todo cuesta arriba, no supone gran dificultad siendo realizable practicamente todo el año.
El recorrido es espectacular en su belleza y rica vegetación. Podemos observar junto al curso del agua la vegetación de ribera: sauces, chopos, fresnos, etc. También atravesamos antes de llegar a la Braña de la Xeita el frondoso bosque de robles de Pando.

 El camino es ancho y no tiene pérdida hasta la Xeita.  En esta braña se encuentran todas las cabañas arregladas. Y aunque se observa algún que otro desmán y atentado visual el conjunto es muy correcto. Debido a su cercanía y accesibildad desde Cuevas en vehículo se observa bastante movimiento y actividad en las cabañas sobre todo en fines de semana.

El camino desde la Xeita hasta llegar a Zarameo sólo es practicable haciéndolo a pie.  Se  empina y se va estrechando, pero es una verdadera delicia para los sentidos el ir “zigzagueando” entre acebedas, tejos y abedules.

Zarameo es para mi tal vez la braña mas bella y mejor restaurada de todas las que podemos encontrar por estas montañas.  Es uno de esos sitios que merece la pena conocer y que te dejan huella.

En tiempos llegó a tener 60 cabañas, lo que da idea de su importancia. Aunque estuvo durante muchos años abandonada, una feliz iniciativa ha comenzado a recuperarla, “techando” todas sus cabanas poco a poco.  La rehabilitación puede considerarse como ejemplar aunque en el proceso se hallan perdido en algún caso señas de identidad de las “cabanas” como los testeros escalonados.

Espero que os gusten las fotos y animen a realizar esta bella ruta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De Colinas a Campo de Santiago

Ermita de Santiago en Campo de Santiago

Autoría: Daniel Sánchez

Fuente original del texto: http://rutinasvarias.wordpress.com/2009/07/25/campo-de-santiago-colinas-del-campo/

Nos acercamos hasta Colinas del Campo, en la Sierra de Gistredo, para realizar a pie la ruta que nos lleva desde Colinas a Campo de Santiago.  Dicho lugar está situado en los límites de Omaña con El Bierzo. El punto de partida es el pequeño y bonito pueblo de Colinas, o Colinas del Campo. El nombre completo de este pueblo es Colinas del Campo de Martín Moro Toledano, lo que le convierte en el nombre de pueblo más largo de España.

Esta ruta  tiene en todas las estaciones del año un encanto diferente y especial.  Es una de las rutas de senderismo más completa y hermosa que se pueda hacer en El Bierzo Alto.  Un disfrute total para los sentidos por sus paisajes, la naturaleza , el río y sobre todo llegar arriba a la Campa y al nacimiento del Boeza.  En estos inicios del mes de diciembre se mezclan los últimos coletazos del otoño con las primeras nieves invernales creando un contraste y colorido muy especial.

Colinas está situado a 980 m. y ubicado en la Sierra de Gistredo, lugar donde habita el urogallo y dicen que hasta el oso pardo. Además del precioso entorno, Colinas está declarado conjunto histórico-artístico.  Merece bien la pena recorrer tranquilamente este precioso pueblo y perderse por cada uno de sus numerosos rincones y disfrutar de su rico patrimonio arquitectónico.

Se podrían poner y poner fotos de cada rincón de Colinas y nunca acabaría este artículo. Lo mejor es que vayáis en persona a conocerlo.

Para llegar hasta Colinas hay que ir por la A-6 ya se venga desde Astorga o desde Ponferrada y tomar la salida de Folgoso de la Ribera (salida 360 desde Astorga o salida 361 desde Ponferrada). Desde ahí se coge la carretera que va hacia Folgoso de la Ribera, Boeza e Igüeña, para por fin llegar hasta Colinas del Campo.

Una vez allí hay que llegar hasta el puente sobre el río Boeza y sin cruzarlo tomar el camino que sale a la derecha. A partir de aquí es difícil perderse. Se trata de remontar el río hacia su nacimiento, unas veces por el lado izquierdo y otras por el derecho. Hay un cartel al inicio que habla de la ruta e indicaciones a lo largo del camino.

Hay que hacer y disfrutar de la ruta caminando. Sus paisajes, el río y sus cascadas, las fuentes, la naturaleza, los sonidos, etc

Continuamos la ruta y la pista se convierte en senda al atravesar un puente de madera. A partir de este momento la ruta pica algo más hacia arriba pudiendo haber algún repecho respetable, pero poco exigente.

El trayecto transcurre entre abedules, altos robles, algún tejo, capudre y acebos, llegando los acebos a formar tupidos túneles en torno a la senda. También es frecuente ver brezo, urz, escoba, arandanera, berro y flores como amapola amarilla., acederilla y dedaleras entre otras.

En cuanto a la fauna que puede verse se encuentra el corzo, el ciervo, el rebeco, el jabalí, la garduña, la nutria, el desmán de los pirineos, el oso, el gato montés, el zorro, el lobo y el urogallo.

El recorrido hasta el Campo de Santiago nos ha llevado andando tranquilamente unas dos horas y media. Antes habremos dejado a nuestra izquierda a las Torres de Vizbueno.

Cuando llegamos al Campo de Santiago (1.499 mts.) divisamos un prado gigantesco rodeado por montañas que rondan los 2.000 mts. llenas de nieve. La imagen es impresionante en esta época del año.

En Campo de Santiago hay una ermita dedicada a Santiago Apóstol.  El trayecto que hemos seguido es parte del Camino de Santiago que une el camino del norte con el camino francés. Algunos peregrinos que venían por el norte tomaban esta ruta pasando por aquí.

boeza en ColinasCuenta la historia, o quizás la leyenda, que en el siglo X en el Campo de Santiago se libró una fuerte batalla entre las tropas de Ramiro II, rey de León, y las tropas de Almanzor. El resultado fue el triunfo de las tropas de Ramiro sobre las de Almanzor. Para conmemorar la victoria se construyó la ermita en honor a Santiago Matamoros, aquella desapareció y en su lugar se construyó la que está en la actualidad. Las tropas musulmanas iban comandadas por Martín Moro, natural de Toledo. De ahí el nombre del pueblo: Colinas del Campo de Martín Moro Toledano.

El caso es que en aquel campo pudo haberse producido una gran batalla, pero ahora en aquel campo lo que se siente es paz, armonía, tranquilidad ya tengas los ojos abiertos o cerrados. Quedaos quietos y oid. Es el sonido de la tranquilidad.

Desde allí, por la derecha de la ermita, sale una pista para ir a Fasgar, ya en Las Omañas. Ambos pueblos celebran una romería cada año el día de Santiago, 25 de julio, en donde la campa se convierte en una fiesta.

En ir hemos tardado aproximadamente 3 horas, teniendo en cuenta los descensos a los saltos de agua que a su vez nos ha servido de descanso. La vuelta se hace en algo menos de dos horas. El desnivel es de 500 metros. Y la distancia aproximada son 17 kilómetros ida y vuelta. El camino está señalado y es difícil perderse.

mapa de la ruta de google maps

Os dejo que disfrutéis de las fotos que pude sacar durante la excursión y sobre todo animaros a realizarla paersonalmente cuando tengáis oportunidad.

Una vez de vuelta en el pueblo os aconsejo recuperar las fuerzas en alguno de los dos establecimientos actualmente abiertos al público y en los que se puede probar platos de la gastronomía local o simplemente comer unas ricas tapas. Me refiero a “la Cantina” o “El Aguzo” que habitualmente regentan María y Lorena respectivamente.

GALERÍA DE IMÁGENES

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

MARCHA A PARDAMAZA 2010

TORENO-PARDAMAZA-TORENO

Las rutas deportivas están de moda, así lo confirma Chus Alonso,organizador del recorrido Toreno – Pardamaza – Toreno que se estrena el sábado 26 de septiembre y que ya cuenta con 103 inscritos.

 

exigente Ruta, en la que subes por durísimas rampas durante 11km.de asfalto al pueblo de Pardamaza, dando la vuelta en este pueblo y luego por la misma carretera bajada fortísima y rapidísima a Toreno, con una subida final de unos 500m. antes de llegar a la plaza del Ayuntamiento. 

la prueba la organiza el Ayuntamiento de Toreno junto a  Chus Alonso. Paellada al final, bebidas, etc. Premios para los primeros clasificados de los corredores.

La inscripción es de 2€ y se puede realizar en las oficinas municipales de Toreno.

Urdiales de Colinas (pueblo deshabitado)

http://lospueblosdeshabitados.blogspot.com/2010/01/urdiales-de-colinas-leon.html

Artículo publicado en un interesantísimo blog dedicado a los pueblos deshabitados de España. Se incluyen tambien algunos que cuentan con un minimo de población y otros que pese a estar en vias de recuperación, no cuentan con población estable

Urdiales de Colinas (León)

Situación actual : Deshabitado.
Altitud : 1.240 metros.
Distancia en kilómetros a :
Bembibre : 36 km.
León : 90 km.
Madrid : 391 km.
Acceso : Por la carretera de Igüeña a Colinas del Campo de Martin Moro, poco antes de llegar a este ultimo pueblo sale una pista señalizada sin asfaltar en regular estado de 7 km. de recorrido hasta Urdiales.
Comarca : El Bierzo.

 

 Urdiales de Colinas es un pintoresco pueblo situado al final de un angosto valle cerrado por un anfiteatro montañoso. Pueblo muy aislado, alejado de otros pueblos y con muy malas comunicaciones. Inviernos muy largos de mucha nieve y veranos muy cortos, donde incluso en el mes de Julio hay muchos días desapacibles.
Llegó a contar en sus buenos tiempos con unas 35 viviendas que se dedicaban a la ganadería (vacas,ovejas y cabras), siendo sus campos sembrados principalmente de centeno, que es el cereal que mejor se adapta a las alturas. A mediados del siglo xx la mayoría de los habitantes empezaron a ir a trabajar a las minas de carbón de Bembibre, lo que fue una de las causas de la emigración de sus vecinos ,que tenían que hacer largos trayectos por malos caminos y con todo tipo de inclemencias meteorológicas para ir a la mina, por lo que la gente optó por trasladarse a vivir al lado de donde tenia el trabajo. Esto unido al aislamiento que padecía y la falta de infraestructuras ocasionó la marcha paulatina de la población. Marcharon en su practica totalidad a Bembibre, concentrados además en un mismo barrio de este pueblo. La señora Magdalena y su marido fueron los últimos en echar la llave a la casa allá por el año 1.970.
El cura y la maestra residían en el pueblo y el medico venia a caballo por caminos muy montuosos desde Noceda, igual de complicado trayecto tenia el cartero que vivia en el vecino pueblo de los Montes de la Ermita y bajaba a buscar la correspondencia a Igüeña para luego repartirla en estos dos pueblos y en Colinas del Campo.
Las fiestas patronales dedicadas a la virgen del Rosario se celebraban en Mayo y en la actualidad se celebran el segundo domingo de Julio.
Antaño tuvieron luz eléctrica en las casas proveniente de un salto de agua llamado la fabrica río arriba del pueblo pero algunos vándalos dañaron las instalaciones y tuvieron que volver a los candiles.
El juego de bolos solía ser el entretenimiento de los jóvenes en los pocos ratos libres que había en aquellos tiempos, además de jugar a las cartas.
En Urdiales existía la costumbre de echar el filandón, que consistía en una reunión de varios vecinos después de cenar en alguna casa sentados en los escaños alrededor de la lumbre contando historias, anécdotas y cuentos pasando unas veladas agradables, a la par que algunas mujeres aprovechaban para hilar la lana.La gente joven también hacia una especie de filandón en alguna habitación ó pajar donde se contaban chismes y vivencias. Esta tradición se daba además de en zonas de León, en parte de Asturias y de Galicia, normalmente solía ser en pueblos muy aislados y recónditos donde apenas había entretenimientos posibles.
Después de estar el pueblo más de veinte años en completo estado de abandono, en 1.998 se empezaron a rehabilitar algunas casas por los que se fueron y actualmente están tratando de sacar adelante a Urdiales y que resucite de sus cenizas. Están llevando a cabo una incondicional labor de mejora del pueblo, han arreglado el camino de acceso al pueblo, donde antes era un camino para caballerías ahora puede llegar cualquier vehículo, han recuperado las fiestas cambiándolas a Julio con numerosa presencia de los antiguos vecinos, tienen agua en las casas, luz de momento no pero lo solucionan con generadores,han hecho un merendero a la entrada y poco a poco este bellisimo pueblo del Alto Bierzo va superando escalones para conseguir salir a flote.

 El camino de acceso al pueblo, paralelo al río que nos lleva a uno de los pueblos más reconditos de la provincia de León : Urdiales de Colinas.

La entrada al pueblo es espectacular : cruzando el puentecillo nos adentramos en un mundo de piedra y pizarra.

 La entrada al pueblo por el lado contrario, igual de vistosa.

La iglesia de Santa Barbara en la parte más alta del pueblo. Las campanas y los santos se guardan en Igüeña para salvarlas del expolio, solo para las fiestas vuelven a su lugar original.

La escuela de Urdiales. En los años en que el pueblo estuvo abandonado, “alguien” se cobijó entre sus muros e hizo una lumbre con resultado tan nefasto que ardió todo el edificio.

Vista del pueblo desde los prados que hay junto al río.

Arcaico y a la vez esplendido rincón con viviendas antiguas con el característico balcón corrido recubierto de tablazón.

La vivienda del medio fue la ultima en cerrar sus puertas y marchar. Gran disgusto y desazón se llevaba la dueña de esta casa cuando el pueblo ya estaba en su agonía y alguien le anunciaba su pronta marcha del pueblo, viendo que cada vez quedaban menos vecinos y se quedaban solos. Impresionante revelación como seguramente la de todos los que les ha tocado ser los últimos en marchar de su pueblo.

 La casa del cura, en estado de ruina.

Otra calle del pueblo. Escalera exterior ó patín para acceder a la vivienda. La planta baja era para el ganado.

Ejemplo de rehabilitación de una vivienda respetando el modelo antiguo, se recubre la pared de los ladrillos de cemento con otra pared de piedra tosca y tablazón de madera en el corredor de arriba.

Otra vivienda rehabilitada que en su primitiva fisonomía era el bar del pueblo.

La calle principal con viviendas restauradas con las nuevas comodidades de puertas y ventanas pero respetando la fisonomía antigua.

Sin embargo unos metros más adelante en la misma calle el panorama es bien distinto : ruinas por doquier y solo la presencia de banderines delatando las huellas de las ultimas fiestas patronales ponen un poco de brillo en la calle.

Una de las numerosas fuentes que tenia el pueblo, el agua no faltaba.

 

Los Montes Aquilianos: Rutas y naturaleza

 
 

Una buena opción para adentrarse en los Montes Aquilianos la constituye el acceso, partiendo del Puente Boeza y pasando por el pueblo de San Lorenzo, por una carretera más bien estrecha,  curva y sin arcenes, que discurre en un entorno de viñas y otros cultivos hasta llegar a lo que fue la antigua cabecera del municipio de San Esteban de Valdueza. Al avistar esta población, después de un descenso, se ha de tomar rumbo a la izquierda en el primer cruce señalado y encaminarse hacia el valle del Oza por una carretera no exenta de peligro para los conductores. Pero, antes, es  puede visitar el pueblo de San Esteban, que conserva aún casas señoriales típicamente bercianas, con blasones y escudos nobiliarios, así como un magnífico exponente de puente romano que une las dos orillas del río cerca del cementerio, además de una joven playa fluvial acondicionada en la entrada a la localidad.

Pues bien, continuando en ligera ascensión por el lado izquierdo del río, a escasos tres kilómetros nos topamos con Valdefrancos de Valdueza. Ya nos encontraríamos en el Valle del Silencio y esta aldea se dispone a ambos lados del cauce. Posee un singular, llamativo y angosto puente sobre el curso fluvial dotado de un arco de medio punto, de aspecto medieval. Asimismo, de Valdefrancos parte el conocido “Camino de la Arantigua“.

Ya superado este lugar, hay que proseguir hasta San Clemente de Valdueza que, al igual que todos los lugares habitados del entorno, presenta un trazado complicado de calles reducidas y retorcidas. Las viviendas están íntegramente construidas a base de pizarra y destacan los hórreos de madera. Se ha de indicar que, al principio de San Clemente, existe un estrechamiento que obliga a pasar  a los vehículos un puente estrecho entre dos edificios “desalineados”.

A continuación y, a unos dos kilómetros  aguas arriba, por la carretera en un continuo estado deficiente, se consigue alcanzar la “ferrería” de los monjes. En este conjunto etnográfico se nos muestra, a la derecha, la “casa-habitación” del religioso encargado de la administración y, a la izquierda, lo que queda del “banzadillo” de la fragua, en un estado bastante deteriorado,  lo que evidencia un estado de conservación lamentable. Esta herrería de San Juan del Tejo fue erigida por orden del abad Benito Monteagudo, en torno al año 1.730.

Montes de Valdueza.

El medio natural en que se ubica esta aldea es auténticamente idílico. Situada a unos 1.093 m. de altitud semeja escalar por una agreste ladera. Los parajes que rodean el núcleo habitado son impresionantes y de una belleza y perfección fuera de lo común. Las casas fueron levantadas con paredes y techumbres de pizarra y conforman un conjunto de gran armonía respecto al antiguo Monasterio de Montes y los inmediatos parajes montañosos que lo circundan. En sus vertientes se extienden con vigor espesos bosques de castaños y robles que parece como si intentaran invadir las propias calles del pueblo.

Un aspecto relevante es que, si tornamos a la izquierda, al situarnos a la entrada del pueblo, admiraremos una humilde edificación sagrada: la Ermita de Santa Cruz. Se fecha como erigida en 1.723 y en su templo se contemplaban (hoy ya no), como incrustación inseparable del muro exterior, unos apreciables y valorados relieves visigóticos y mozárabes con una serie de inscripciones y con una cruz de procedencia hispano-goda del siglo X de otra ermita precedentemente edificada en el mismo enclave.

Tomando como punto de referencia las puertas del monasterio, si nos servimos de una calle aledaña que discurre por debajo de unas solanas de madera en dirección al cruce del arroyo de Valdecorrales, confluiremos hacia un viejo y ancestral camino de trazado de herradura. Es éste, precisamente, el que veremos empinándose por el lado izquierdo a la conquista del valle del Pico Tuerto. El camino avanza a través del bosque cuesta arriba hasta enfrentarse a un portillón marmóreo que la fuerza de las aguas ha franqueado horadando los farallones de Peña Alba. Alcanzado este paradisíaco lugar encantado, nuestra mirada queda retenida en los numerosos ejemplares de tejos que viven y crecen encaramados a los riscos pedregosos: sin duda se trata de una especie excepcional por estas latitudes y que resiste como reliquia o resto del bosque autóctono que, antiguamente, cubría bastantes espacios en estos montes.

El conjunto arquitectónico de Peñalba de Santiago se enraíza de forma apacible y serena sobre las suaves laderas de esta montaña. Las cubiertas o tejados de pizarra de las casas se equiparan rasantes sobre todo el conjunto monumental del pueblo. Así, de éstas únicamente sobresalen por su tamaño tanto el cimborio como la espadaña de la iglesia mozárabe de Santiago.

La ruta del Campo de las Danzas.

Otra posibilidad abierta para lograr alcanzar los Montes Aquilianos, estableciendo como inicio San Esteban de Valdueza, sería la de la llamada “ruta del Campo de las Danzas”. Si nos gusta actuar con tiempo y detenimiento, en San Esteban descubriremos distintas casonas con su heráldica (la de los Fierro, la de los Balboa, la de los Ron, la de los Perejones,…). Su iglesia parroquial, pese a ser de mampostería, es curiosa: de una sola nave, con una torre rectangular partiendo de sus pies. Se completa lo más notorio con un arco de medio punto junto a la puerta. En su interior alberga una hermosa imagen de la Virgen de Folibar, de estilo gótico del S. XIII.

Después, mediante una carretera en considerable pendiente podemos acercarnos a Villanueva de Valdueza, en donde nos da la bienvenida y nos saluda la ermita del Cristo, que cobija en su seno dos imágenes (una gótica y otra del siglo XVIII). Sin embargo, su iglesia parroquial es románica, levantada sobre las ruinas de otra más antigua, del siglo IX. En la localidad proliferan las fuentes, una de las cuales es de época romana. Hasta hace dos años existía un Museo del Carro, que un coleccionista particular adquirió y que ahora se encuentra ubicado en la “Casa rural Las Médulas“, en el poblado de La Martina, muy cerca de Ponferrada.

Lógicamente hay que continuar el itinerario por la carretera que zigzaguea hasta el Campo de las Danzas, a 11 kilómetros de distancia. Un punto interesante para otear gran parte de El Bierzo. Desde allí, un camino ancho y abierto nos permite continuar hasta el que fue deshabitado pueblo de Ferradillo, en la actualidad parcialmente recuperado. O si lo preferimos, a subir hasta lo alto de la cima de la Aquiana, en donde se alza la ermita del mismo nombre, restaurada en parte hace pocos años y de enorme tradición devocional. El edificio en sí consta de dos naves largas mas angostas, separadas o divididas por un muro, con sus dos respectivos altares en los que se depositaban las dos imágenes de la Virgen que eran traídas en procesión cada primavera desde sus dos sedes (Villanueva de Valdueza y San Pedro de Montes), retornando en otoño con una habitualidad pasmosa.

Hay que armarse de valor para desde la Aquiana sortear las diferentes cumbres en dirección al Morredero. Atrás se dejan entonces el pico de la Aquiana, el del Tesón, el de Berdiaínas y el de la Silla de la Yegua, para por fin alcanzar la meta. Durante este trayecto practicamos una incursión por la cabecera de antiguos circos glaciares, obteniendo una visión panorámica inolvidable. Constantemente estaremos rondando por espacios cercanos a los 2.000 metros de altitud. Ya en el Morredero y, tras un receso merecido, emprenderemos con mayor facilidad el camino de retorno.

Flora y fauna de los Montes Aquilianos:

Los Montes Aquilianos, sus estribaciones y su área de influencia, componen la mayor área territorial y primera en relevancia del municipio ponferradino. En resumen, de un global de 29.556 ha. de superficie de término municipal, un 44,16% estaría ocupada por las masas forestales, predominando en las zonas sur y este del territorio. La propiedad y dominio de los predios forestales se distribuye de esta manera: Montes de Utilidad Pública, pertenecientes fundamentalmente a Entidades Locales menores (52,48%, 11.570 ha. ) y montes de propiedad privada (41,52%).Las cumbres redondeadas y desgastadas de la Aquiana, de la Cabeza de la Yegua y del Morredero son un hábitat específico para los enebrales rastreros y los pastizales oromediterráneos, resistentes a todas las quemas de rastrojos y monte bajo, a la vez que aquí se localizan abundantes endemismos. A altitudes menores, ya por debajo de los 1.800 m., en función y correspondencia a su exposición al sol y lumínica, se dan abedules y robles por un lado, y encinas por el otro. Las primeras especies se reparten entre sustratos pobres en elementos base (químicos) y las postreras, en suelos-tipo ricos en basicidad.

Las colonias de pechiazul, las bandadas de perdiz pardilla y de chova piquirroja, más los rastros y huellas de lobo en sus desplazamientos por o desde las vertientes de la Cabrera y El Bierzo, caracterizan y diferencian a estas zonas del extremo sur de la hoya berciana.

Las cabeceras montañosas de Montes de Valdueza, Peñalba de Santiago, Bouzas y Compludo todavía abastecen con el caudal de sus manantiales a la ciudad de Ponferrada. Toda la amplitud “aquiliana” viene a suponer un espacio natural de una biodiversidad grandiosa, sobre todo debido a las pendientes y el brusco y acelerado cambio en el gradiente altitudinal. Por ello, en las tierras más recogidas y resguardadas se enseñorea el abedul, la viña y la higuera, además de todo un extraordinario ecosistema asociado al bosque: matorrales, praderas y cultivos originados en la costumbre y usos tradicionales.

La calidad ornitológica de los Montes Aquilianos obligó, hace ya bastante tiempo, a que fueran catalogados como Área ornitológica importante de España (IBA), en función y mérito de su especial densidad de rapaces forestales (ratonero, gavilán, águilas real, calzada y culebrera, cárabo,…) y por la persistencia de especies reproductoras. Otro de los aspectos destacados es la variada comunidad de mamíferos en la que los carnívoros, roedores e insectívoros, a la par que venados como el corzo y el jabalí o presas como la liebre, configuran un amplio espectro faunístico de una variedad remarcable. No obstante, entre las consideraciones negativas, hace falta denotar que, no hace mucho tiempo, esta cifra de especies se incrementaba con otras como el oso, el lince o el urogallo,…, hoy en día desaparecidas y con pocas posibilidades de recuperación.Las amenazas y peligros que se ciernen sobre este ecosistema tan diverso y complejo radican principalmente en los incendios forestales repetitivos, en las “quemas” de maleza y clareados de bosques incontrolados, y el desarrollo incipiente de la moda de segundas residencias, basada en una normativa urbanística dubitativa. Y, ante todo, el riesgo que significaría la puesta en funcionamiento de una estación de esquí y de montaña en El Morredero, según un proyecto que podría conllevar una masificación importante de usuarios de esta zona.

MARCELINO B. TABOADA

Nota: Se puede acceder con vehículo hasta el Campo de las Danzas, per la travesía a pie desde allí hasta el Morredero es larga y más aún si hay que regresar por el mismo sendero, opción reservada a personas con experiencia montañera. También es posible dejar otro vehículo en espera en el parking del Morredero, una posibilidad recomendable. De todos modos conviene informarse antes de emprender esta ruta.
 
 
 

Constituye toda el área aquiliana un lugar ideal para sumergirse en una aventura en la que impera el silencio y la afabilidad. Es, sin duda, una gran delicia dedicarse a redescubrir todo aquello que, ha ya bastantes centurias, unos monjes cordobeses realizaron al tener que huir de los musulmanes, encontrando buen acomodo entre estas montañas y parajes, erigiendo monumentos religiosos (monasterios, iglesias y ermitas), colocando bajo su potestad y dominio a todos los lugareños e, incluso, más allá de esta zona.

Para que se dieran las condiciones de silencio necesarias se construyeron ermitas y monasterios aprovechando los materiales del entorno, pizarras y lajas de aspecto más bien tosco. Estos legados monumentales, producto de las habilidades humanas, se elevan cobijados por la presencia imponente de los Montes Aquilianos, desde cuyas cimas señeras se descuelgan con un aspecto de artesa los valles glaciares de la Hoz y del Silencio. Al amparo y surgiendo de estos montes, el río Oza se va apresurando con un ruidoso murmullo en su caminar hacia el río Sil, dejando sus tareas perfectamente hechas: mueve y sirve a norias y molinos y se desliza suave y amablemente, saludando a los milenarios puentes romanos y regando y fructificando con sus aguas las productivas huertas de una parte de El Bierzo Bajo.

Una ruta para experimentados senderistas.

Se trataría de efectuar una travesía Integral, bordeando el monte Pajariel (686 m. de altitud) en dirección a Toral de Merayo. Situados en esta población, se asciende en sentido contrario a la corriente del río Oza, bordeando la ribera hasta alcanzar la entrada del pueblo de Valdecañada. Pero no nos pararemos aquí, sino que continuaremos el discurrir del río hasta llegar al viejo puente romano de esta localidad, situado a escasa distancia de San Esteban de Valdueza. Una vez cruzado el puente, por la llamada “Senda de los Monjes“, ya nos dirigiremos a la búsqueda de Villanueva de Valdueza. Pasado el pueblo, empieza una ligera cuesta hasta el alto dicho “de la Pandilla”, de 778 m. de altura. Llama poderosamente la atención la existencia en esta zona de algunos rosales silvestres, como en el monte Pajariel.Bien entrada la primavera, se cumple con una especie de tradición consolidada: la “Travesía Integral de los Montes Aquilianos”, de la cual  “Rutas del Bierzo” ya ha convocado hasta XIV ediciones. La prueba no tiene ningún objetivo competitivo, sino solidario. El trayecto discurre, grosso modo, por el valle del río Oza y se disponen dos posibles alternativas: una, la más sencilla, de 48 kms; y otra, más completa, para hábiles y esforzados senderistas, de 66 kms. Esta última, de más largo recorrido, transcurre por los pueblos de Montes de Valdueza y Peñalba de Santiago. Es decir, por lo más interesante de la Tebaida berciana, y encara las cumbres de los Montes Aquilianos en un trazado que visita la zona más montañosa, a unas alturas que oscilan entre los 2.135 m. de la Silla de la Yegua y los 1.850 del pico de la Guiana. En todo caso, lo que es coincidente en las dos opciones de la travesía es muy reseñable: la ida desde Ponferrada a Montes de Valdueza,  y la vuelta desde Ferradillo a Ponferrada, al retorno.

Montes, Peñalba y Aquilianos.

Centrándonos en lo más sustancioso de esta ruta, desde la óptica histórico-monumental y paisajística, nuestra singladura se sitúa en el ascenso a Montes. Enclave especial donde San Fructuoso fundó en el S. VII el monasterio “rupianense”, que sufrió el abandono total tras la invasión musulmana. Fue San Genadio, en compañía de sus compañeros, quien lo restauró a finales del S. IX, apoyado en el impulso e interés en la repoblación del entorno por parte de la iglesia y la nobleza. El todopoderoso Monasterio de Montes, en un período bastante dilatado, semeja extender su dominación a todos los alrededores. En una estampa de ruina y dejadez, todavía impresiona hoy. Adherida a él indisolublemente, la iglesia conserva un campanario y una portada remarcable, siendo ésta de estilo románico y sirviendo de paso de comunicación con el claustro, asimismo románico.Preferiblemente, por la conocida “Senda de los Monjes”, es imprescindible acercarse a Peñalba de Santiago. Conjunto declarado “Histórico-Artístico Nacional” y en el que las viviendas fueron edificadas como “una piña”. Su reconstrucción también ha respetado la naturaleza monumental del entorno, arracimadas en los contornos de la iglesia. En su época, -y aún se reclama su devolución-, esta joya única del arte mozárabe contuvo entre sus paredes destacadas obras y piezas de orfebrería, hoy tristemente desaparecidas o trasladadas. Como muestra más significada de pérdida está una cruz votiva, ofrecida y donada por el rey leonés Ramiro II, que actualmente se encuentra expuesta y custodiada en el Museo de León. Y, más allá de nuestras fronteras, se exhibe el valioso cáliz y la patena del abad Pelagio, en el gran Museo del Louvre.

Ya, en el aspecto del montañismo, se ha de constatar que el mirador natural que proporcionan los Montes Aquilianos, con la visión de unos marcados contrastes entre las diversas tonalidades de colores, es ciertamente admirable. Los distintos matices de verde, el amarillo de la floración de las escobas, el granate de las flores de “Petrocoptis” -tan extraordinario- y los colores indefinibles de las rocas son elementos de una relevancia cuasi-artística. Otros motivos etéreos que nos introducen en una atmósfera inconfundible de paz son los trinos de los pájaros, la gran cantidad de especies de coleópteros de vivos y atractivos colores y los aromas de las flores y de lo natural en estado puro.

Por la Senda de los Monjes.

Aunque es sólo una parte de lo que se debe considerar la ruta de los eremitas, el sendero que sale del pueblo de Montes hacia el valle del Silencio, acaba cruzándolo el arroyo del mismo nombre, tras una dura ascensión y su posterior bajada en dirección a Santiago de Peñalba. Cruzado el arroyo, y siguiendo las indicaciones, pronto llegaremos a la cueva de San Genadio, célebre por ser morada de este santo durante un largo periodo de su vida eremita. Su ubicación es un altillo de la llamada Peña Alba, desde el cual hay excelentes vistas. El interior de este habitáculo santo no es muy espacioso. En sus paredes y techumbre se distinguen orificios o pequeñas cavidades y, por una claraboya en la parte superior, en los días soleados se cuelan y penetran los rayos solares, iluminando la estancia e invitándonos al recogimiento.Tras abandonar la cueva, retomando el camino se continúa por el Valle del río Haró. Y dejando al lado un rústico y antiguo cementerio entraremos en el “Conjunto Monumental de Peñalba“. Observamos una fuente, con su respectivo lavadero, en cuyos aledaños crecen sin preocuparse frondosos centenarios castaños y frescos nogales que tuercen sus ramas reverentemente sobre el curso del río.

La aldea de Peñalba guarda sus secretos, entre sus bellas casas de pizarra con galerías de madera bien restauradas y calles empedradas de gusto medieval, escondiendo en su centro la joya de estilo mozárabe más preciado y excelente de El Bierzo: la iglesia de Santiago de Peñalba. Es una auténtica reliquia y vestigio notable del arte hispano-mozárabe. En otro plano, esta iglesia es lo poco que ha permanecido de un conjunto más amplio, pues se sabe de la existencia de un antiguo monasterio, fundado y regido por monásticos cordobeses en el S. X. Al contemplar el templo, se nos muestra una hermosa y original puerta, de doble arco de herradura enmarcado por alfiz que, a su vez, se recuesta encima de tres columnas. Recuerda y trae a la imaginación el pórtico del Monasterio de San Miguel de Escalada. En el interior del templo, la sensación es de incredulidad por la sencillez extremada de lo que se contiene, lo que resalta aún más la belleza estructural de la iglesia, que ha resistido los más de mil años de historia de los que puede presumir, en un ambiente de rigor. Rarezas botánicas del Valle del Silencio.

Lo más destacable en este valle, a nivel edáfico, es la alternancia de suelos de sustrato rico o pobre en bases (lo que determina su pH). Otro elemento determinante es la diferencia apreciable de altitud en unas distancias cortas. Estos caracteres de variabilidad y otros, conjugados adecuadamente, son los que ha posibilitado la presencia de un conjunto de comunidades vegetales de una excepcional diversidad. Aparte de reliquias, en otros tiempos más abundantes, como los ejemplares de encina, que aparecen como suspendidas de los crestones calizos, hay también especies vegetales de clima atlántico, como exponentes de supervivencia y aguante a la climatología actual, eminente y claramente de predominancia mediterránea. Éste es el caso de la “Debra cantabricae subsp. izcoi” y otros más endemismos bercianos: “Leontondon farinosus”, “Campanula arbática subsp. adsurgens”. Podemos descubrir, asimismo, como objeto de mirada atenta, zonas de roble melojo, de castaño o de bosque denominado “ripario”, formado prioritariamente por chopos, alisos y fresnos.

MARCELINO B. TABOADA

(1). Montes Aquilianos y Montes de León. http://www.ponferradasostenible.org/infamb-nueent-nat.asp 

 

  Los Montes Aquilianos, a pesar de estar seccionados conforme a una serie de fallas y flexiones datadas posteriormente al Mioceno medio, y como mordidos con saña mediante un vigoroso modelado de dirección provocado por el río Sil, conservan viejos frentes erosivos en los interfluvios. De este modo, en algunos casos estas áreas están cubiertas, como en la superficie de Brañuelas, por sedimentos del terciario de la era vindoboniense. Por ello se pueden observar paleorrelieves en la vertiente sur que están comprendidos entre los 1.950 m. y los 1.800 m. de altitud, siendo los exponentes más señeros el Chano (1.800m.) y el Chao de Encima (1.940 m.) en las cercanías del valle del Caprada. En la parte septentrional aparece una amplia zona que se dispone entre los 1.600 m. y los 1.400 m. de altura. Superando estas cotas destacan en los puntos culminantes diversos “nonadnocks”, ejemplificados en el Alto de las Berdiaínas (2.112 m.) o en la Sierra de la Yegua (2.135 m.).

Las zonas superficiales reseñadas tienen un gran y esencial valor geomorfológico, pese a que en su génesis inicial han de contemplarse unidos tanto los fenómenos de arrasamiento como las propiedades condicionantes estructurales previas.

Los Montes Aquilianos, situados o acotados por el río Sil y sus afluentes por el lado Norte y el río Cabrera por el Sur, fruto de la subdivisión y reparto de las aguas y de los dos niveles de partida, muestran un proceso de progresión de su configuración de disección muy notorio. Ahí están las diferencias significativas, en la zona meridional, entre la línea imaginaria de máxima elevación y el nivel mínimo de base que se mueve entre cotas superando los 2.000 m. hasta los 700-900 m. en el valle del Cabrera, y ello en un margen pequeño de unos 7 kms. de recorrido. Sin embargo, en el área orientada al septentrión el nivel de profundidad de base se halla a sólo 400 m., en el río Sil, salvándose este apreciable desnivel en una travesía que no sobrepasa los 17 kms. Estamos, pues, en presencia de dos tipos de laderas que ofrecen en común agrestes y angostos valles por doquier, como producto de una profunda incisión o tajo debido a la red hidrográfica, aunque más tarde ambas cabeceras principales serían trabajadas y remodeladas por los hielos.

El glaciarismo en el pleistoceno.

Como consecuencia del preexistente relieve preglaciar y de las limitaciones paleoclimáticas, se significa una clara disimetría climática O-E y N-S, extendiéndose una capa espesa de hielo por ambas vertientes, meridional y septentrional, si bien con unas características diferenciales importantes entre los dos casos. De este modo, en la parte meridional las cabeceras y origen de los arroyos manifiestan huellas y vestigios glaciares de poco calado (nichos, neveros…), -con la honrosa salvedad del glaciar del Caprada-, resultando que las formas de excavación y los depósitos acumulados no llegan con mucho al calibre propio de los del lado septentrional, cuyos circos y valles en perfil de artesa alcanzan un buen grado de desarrollo.

El casquete duradero de hielo que cubría los Montes Aquilianos era de una cierta magnitud, con unas dimensiones de longitud de Este a Oeste de unos ocho kilómetros, con distintas prolongaciones aisladas hacia el Oeste, ejemplo de lo cual es el circo glaciar de la Aquiana (1.848 m.). Los detalles diferenciales entre las dos vertientes, posibilitó que la morfología glaciar sea de un reparto disímil y de un desarrollo y progreso distintos, así como de un variable grado de conservación entre ellas. Los glaciares del lado norteño, en general, disponen de un mayor tamaño y alcance, carecen de depósitos de tipo morrénico, al ser arrastrados y barridos total o parcialmente por la intensidad y el ímpetu de precipitaciones y corrientes más acusadas; al contrario, en la parte sureña, a causa de su mayor exposición a agentes ambientales, los restos de la actividad glaciar son menores o de poca entidad: algunos escasos neveros y lentejones de hielo en los cuales no se atisban signos de arrastres morrénicos.

En relación a su tamaño y relevancia morfológica, se pueden citar los siguientes aparatos glaciares: glaciar del Caprada, glaciar de la Cruz Mayor, glaciar del Morredero, glaciar de la Yegua, glaciar de Frigueras, glaciar del Silencio, glaciar del Nevero, glaciar de Pico Tuerto, y glaciar de la Aquiana, más otros aparatos secundarios.

Figuras de protección medioambiental.

Red Natura 2000” es una red de distinción de áreas naturales y ecológicas de gran o transcendental valor naturalístico a nivel de la Unión Europea (U.E.). La protección de sus riquezas medioambientales quedó establecida a partir de la Directiva 92/43/CEE, que versa sobre la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres. Se conoce comúnmente como “Directiva hábitat” de 1.992. En virtud y al amparo de ella se incluyen zonas catalogadas conforme a la Directiva 79/409/CEE que regula la protección de las aves silvestres (“Directiva de Aves”, de 1.979). La red de espacios naturales tiene como objeto garantizar la supervivencia a largo término de todas las especies y hábitats europeos más valiosos y amenazados.

A esta red se vincula precisamente la “Zona de Especial Protección” (Z.E.P.A.) de los Montes Aquilianos, que constituye una de las 70 zonas designadas en Castilla y León para este nivel de protección, por lo que se inserta en el inventario de áreas de especial importancia para las aves (IBA-010). Aunque, entre su extraordinario patrimonio natural, no sólo se hallan las aves a las que alberga, sino también diversos hábitats específicos de interés comunitario y que ocupan casi un 60% de su territorio, además de numerosas plantas. En total, la diversidad vegetal o botánica está integrada por más de un millar de especies, entre ellas más de 20 protegidas y otras muchas más, que aún siendo habituales y frecuentes en este área concreta, son endémicas en un área reducida o restringida y no son capaces de vivir en otros entornos ambientales diferentes.

Los hábitats contemplados en la Directiva 92/43 en los Montes Aquilianos presentan como rasgos a resaltar: la degradación continuada y progresiva de los hábitats naturales y los riesgos, peligros y amenazas, que se ciernen sobre determinadas especies singularmente. La política de medio ambiente de la Unión Europea está orientada hacia la defensa primordial de ecosistemas sensibles y de especies animales o vegetales en clara regresión o en peligro de extinción. Ésta es la única justificación de la “Directiva hábitat”, que aspira a contribuir de forma concluyente al mantenimiento de la riqueza natural (biodiversidad) en todos los estados miembros, definiendo un mínimo o marco-base común para luchar por la conservación de la fauna y flora silvestres y de los hábitats diversos de interés comunitario. Por ello, mediante la menciona directiva, se crea una red ecológica europea de incalculable valor ecológico denominada “Red Natura 2000”.

MARCELINO B. TABOADA

UN VIAJE REDONDO POR EL BIERZO (LA MIRADA CIRCULAR)

 
Publicado por Pedro Retamar (periodista, fotógrafo y viajero)

Sierra de los Ancares

 

La comarca leonesa de El Bierzo ha echado a andar un innovador proyecto que gira en torno a una red de senderos tradicionales con más de trescientos kilómetros de pisadas perdidas.

Bautizado como La Mirada Circular, se trata de un plan de turismo sostenible que pretende salvar de la despoblación y la penuria económica a una de las comarcas más bellas de España. El “sálvese quien pueda” que trajo el abandono al mundo rural en la últimas décadas, con la pérdida de unas raíces culturales difíciles de recuperar y el desequilibrio territorial, se intenta paliar con esta iniciativa mediante el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas sobre los recursos propios de la comarca que faciliten el asentamiento y el regreso de la población.

Las Médulas

El departamento de Ingeniería y Planificación Rural de la Universidad de León es el responsable de la idea, con Alfonso Fernández Manso como director del proyecto: “hay que reinventar las políticas rurales e insertar nuevas ideas de fuera para desarrollar los recursos propios con un turismo justo e inteligente”. Cincuenta y ocho localidades de veinte municipios diferentes se engloban dentro de este Bierzo redondo en busca de nuevas inversiones, nuevos pobladores y nuevos emprendedores con iniciativas y ganas de aportar su esfuerzo.

La Fundación Ciudad de la Energía como parte financiera del proyecto pretende crear también en la zona el Museo Nacional de la Energía, con la recuperación de los pozos mineros Julia y María, en Fabero y Villablino, y la rehabilitación de las viejas naves de calderas y turbogeneradores de Compostilla I, en Ponferrada. De esta manera se pretende convertir la comarca en un importante foco turístico relacionado con el sector minero.

El Bierzo 4

El Bierzo es un territorio que apabulla con su acervo natural y cultural, declarado Patrimonio de la Humanidad y Reserva Mundial de la Biosfera, en parajes tan reconocidos como La Médulas o la sierra de Los Ancares y en rutas emblemáticas como el Camino de Santiago. Pero estos lares escapados del olvido dan para mucho más y sus cuatro sierras esconden joyas que merece la pena desenterrar:

-Los montes Aquilianos quedan envueltos en la sierra del Teleno cerrando por el sur la comarca. Entre las hechuras de sus cerros emboscados se localiza el Valle del Silencio, un paraje espeso y aislado cubierto de robles y encinas que atrajo la atención de eremitas y santones, donde levantaron el monasterio de San Pedro, la ermita de Santa Cruz y la iglesia mozárabe de Santiago enclavada en Peñalba entre caseríos de piedra y pizarra. Desde aquí se visita la cueva en la que vivió San Genadio, el famoso santo de la vallejada.

El Bierzo 3

-La sierra de Gistredo, con el pico Catoute vigilando la región desde lo más alto, vierte sus laderas al río Sil entre arroyos cristalinos de aguas asilvestradas, como el Boeza, el Salentinos y el Primout. Aquí, los urogallos todavía cantan sus amores en los calveros de los hayedos y robledales, al pie de las despobladas aldeas de Urdiales de Colinas, Los Montes de la Ermita y Primout. Las abundantes campas y brañas ganaderas de la zona recuerdan la pequeña trashumancia que entre valles y puertos se ha realizado hasta hace pocos años.

-La sierra de La Lastra comparte los límites con Galicia y su serra do Courel mezclando los paisajes y la cultura de los pueblos rayanos. Un rincón de El Bierzo profundo donde la tradición rural se arropa de exuberantes bosques de castaños y generosas huertas a la vera del río Sil. En los dominios del río, a horcajadas entre los altozanos de La Lastra y los Aquilianos se reflejan las aguas del Lago Carucedo envuelto entre fábulas y leyendas, con los rojos picuezos de la mina de oro de Las Médulas asomados por entre los castañares.

Lobo 1

La sierra de Los Ancares tiene la mejor presentación por estar declarada Reserva de la Biosfera en defensa de su biodiversidad y los valores singulares de su cultura tradicional. Una sierra partida entre las provincias de Lugo y León, con el lado gallego estructurado entre los valles que forman las cabeceras de los ríos Ser y Cervantes, y la zona leonesa distribuida por las cuencas altas de los ríos Burbia, Ancares, Tejeira y Balboa, y las sierras del Padrón, Mingatón y de la Corredoira. Por encima de todos estos pardos montes de pizarra destacan los picos Tres Obispos, Peñalonga y Peñarrubia, que reinan entre un paisaje modificado en el que han desaparecido gran parte de los bosques autóctonos, pero que aún conservan las primigenias “Morteiras”, bosquetes de abedules y robles de las cabeceras de los arroyos. Un paisaje dominado por brezos o urces, tojos y helechos, donde sobreviven algunas de las especies de la fauna ibérica más simbólicas, como urogallos, perdices pardillas, lobos y, de vez en cuando, campa algún que otro despistado oso pardo. Además de estos significativos animales, también pueblan estas montañas águilas reales y culebreras, azores, corzos, jabalíes, nutrias y garduñas.

Los Ancares 3

La ruta redonda que ofrece La Mirada Circular envuelve todos estos predios bercianos con un camino continuo y señalizado al estilo del Camino de Santiago, partido en quince etapas de entre veinte y treinta kilómetros, que atraviesan algunos de los andurriales más singulares de la comarca. Un pasaporte, al estilo del documento que durante la Edad Media se utilizaba por los caminos para asegurar el paso libre de viajeros y mercancías, sirve como credencial para los caminantes que recorren la ruta completa. En los ayuntamientos y alojamientos hosteleros de algunas localidades por las que atraviesa el sendero se obtienen los 15 sellos que plasmados en el pasaporte otorgan el diploma acreditativo de haber realizado La Mirada Circular. La Senda de la Herrería, la Senda de las Aguas, la Senda del Carbón, la Senda del Urogallo, la Senda del Oso o la Senda de los Celtas, son algunos de los nombres descriptivos de los quince senderos que componen este círculo berciano.

 Oso pardo 1

Todos ellos parten y llegan a localidades donde existen alojamientos rurales y restaurantes para pernoctar y comer, pero el resto del recorrido lleva al viajero por cordeles y trochas sumergidas en plena naturaleza, lejos del asfalto y el ladrillo. Dos semanas andariegas por El Bierzo al encuentro de sus valles de silencio, su naturaleza abrumadora, su cultura añeja y su mundo rural, disfrutando de una suculenta gastronomía y unos vinos excelentes.

Información:

La Mirada Circular 

Fundación Ciudad de la Energía 

Primeras nevadas del invierno en Labaniego

 

Llevaban unos cuantos días avisando de nevadas más que probables a poca altura. Parecía que nos iban a pasar de largo como en alguna otra ocasión. Este pasado fin de semana sin ir más lejos teníamos frío por supuesto, pero por el día un sol radiante y magnífico que era totalmente envidiable para las fechas de diciembre en que nos encontramos. Para eso tenemos ese pequeño microclima berciano tan conocido y envidiado por otros lares.

Pero el 16 de diciembre nos hemos levantado con la primera gran nevada de este invierno. Hemos amanecido con un precioso manto blanco que cubre todo Labaniego y sus alrededores.  Me he dispuesto a hacer unas cuantas fotos como es de rigor para que quede un recuerdo gráfico de este día tan especial y bonito. 

Espero que os gusten!!

La ecoaldea de Matavenero en El Bierzo

Cristina y Matavenero

http://matavenero.es

¡Hola!
Soy Cristina. Vivo en Matavenero 17 años y estoy en la dificil tarea de describir que es este fenómeno.

Matavenero es un pueblo de esos que hay en el Bierzo alto (España) a 1000 metros de altituz, que fué abandonado en los años 60 y hasta desparecio del mapa por muchos años, actualmente estamos hasta en el GPS

En septiembre del 1989 (mano galactica) volvio a resurgir comandando por un grupo de jóvenes simpaticantes del „Movimiento Arco-iris“, cargados de ilusiones y ganas de crear su propio sueño alternativo.
No voy a contar ahora toda la historia, pero puedo decir que han pasado muchas, muchas cosas.
Matavenero acaba de cumblir 18 años y está en plena evolución. Tiene espacios comunes para encuentros de música, para cocinar, alberque, almacen-taller, horno etc. …
Las letrinas son en seco.
El cultivo de las huertas y frutales siempre a sido natural ¡sin quimicas! Tanto las huertas como los montes dan posibilidad de auto-abastecimiento (verduras, ganado a pequeña escala, frutales, …). El número de habitantes varia según las estaciones de entre 35 a 80 ¡a veces más!
Hay habitantes estables que pasamos todo el año en el valle y nuetros amigos o visitas con interes de aprender, pasan largos ratos,meses e incluso años.
Matavenero es, entre otras cosas, una gran Escuela, creo que es lo que atrae a muchas de nuestras visitas. Puedes aprender de todo, desde construccion, huerta, bailes, hacer pan, hacer o tocar instrumentos, idiomas, caminos y canales y muchisimas más cosas, como organizar un pueblo y responsabilizante por tu propia vida, sin jefes, y por la de los demás presentes en el pueblo.
Aqui han nacido unos 37 niños. Hay un bagón en el que disponemos de medicinas de primera urgencia y medicinas naturales como flores de Bach, homeopatia y aceites y tnturas de plantas (la mayoria cosechadas en el valle).
Muchos de los que vivimos en Matavenero tenemos minimas orientaciones sobre plantas y medicina natural.
La economia es individual: mercados, trabajos de consrtuccion, musica, temporeros, hortelanos, artesania etc. … Alguna gente se agrupa para vivir y hacer huerta juntos o ayudarse unos a otros en sus tareas.
Veo a Matavenero como un pueblo en el que cada uno tiene su individualidaz, y que juntos nos organizamos, participando directamente en las tareas que como pueblo son necesarias.
Tenemos el jueves como dia de trabajo juntos para acciones grandes como caminos, canales, transportes etc. y gente responsable para aquellas cosas que no pueden esperar. Si decides visitarnos pregunta y apuntate a alguna tarea, toda ayuda es bienvenida.
Actualmente el pueblo forma una junta vecinal, ¡ que costó lo suyo consequir! y varias asociaciones culturales.
El aparcamiento esta a 15 minutos andando si vienes de Foncebadon (camino de Santiago), si no tienes coche puedes venir a Bembibre en bus o tren, de ahi a San Facundo y despues andando 1 hora y media a 2 por una senda cuesta arriba. Fué mi primer camino y es el que recomiendo, pues te hace sentir que fué y que es este valle eso si, no vengar muy cargado.
Los que esteis interesados en contactar para alguna prgunta podeis escribirme por correo tradicional a

Titanik
24370 Matavenero y Poibueno
España

Ah! mejor mandas sellos para contestarte

o llamame por telf. a Matavenero de 19:30 a 20:30 (0034 – 987 693216)

..colonos,niños,gentes,fotos,..NI SON TODOS LOS QUE ESTAN..NI ESTAN TODOS LOS QUE SON..SORRY.((La ecoaldea de Matavenero en León es, por su carácter internacional uno de los pueblos ecológicos más famosos del mundo. Más conocido fuera de España que en León, representa todo un simbolo para, por y de la cultura ecologica y alternativa. PIONEROS,COLONOS,NIÑOS DE MATAVENERO Y POIBUENO,GENTES,RAINBOW FAMILY,ENCUENTROS RAINBOW,PAISAJES,FOTOS VARIAS

El encuentro de los mejores montañeros

Bembibre inicia mañana la Semana de la Montaña con la presencia de grandes figuras 

Reportaje | m. á. cebrones    22/11/2009

  http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=491457

El montañero Jordi Tossas Robert en una de sus últimas aventuras en la montaña.

La peña de montañeros Gistredo acerca hasta Bembibre a los más prestigiosos especialistas de escalada y alpinismo para conocer expediciones y técnicas especiales en ascensos de montaña. Noviembre es, desde hace años, el periodo en el que los aficionados a la montaña tienen una cita especial en la cabecera del Boeza, la Semana de la Montaña, que alcanza ya su décimo primera edición. Desde mañana y hasta el viernes, en el centro cultural de Caja España, se proyectarán una serie de documentales que darán paso al coloquio.

El protagonista de mañana será el veterinario Roberto de Paz, que ha escalado y realizado ascensiones en los principales macizos y cordilleras del país y ha sido aperturista de numerosas vías de escalada en roca e invernales, destacando la apertura en el Pico Cortés, Picos de Europa o la vía Cuarto Menguante.

El martes, será el turno del neoyorquino Carlos Buhler, uno de los mejores alpinistas mundiales que también destaca por su faceta de fotógrafo -”ha publicado en las mejores revistas de naturaleza y montaña, como National Geographic-”.

 También desde Norteamérica llegará, el miércoles, Chris Sharma, que a fecha de hoy es «el mejor y más carismático escalador de roca del mundo», según informan desde Peña Gistredo.

Las jornadas continuarán el jueves con la participación de Paco Sánchez -”alias Pako Crestas-” que ha publicado más de 60 reportajes en revistas especializadas y ha pronunciado más de 180 conferencias.

Como cierre de las jornadas de montaña, Jordi Tossas Robert, que además de ser guía de alta montaña y técnico superior en deportes de escalada, tiene el Certificado de Medicina de Montaña y Rescate. Es director técnico de la compañía de guías y jefe de estudios de la Escuela de Montaña, en Benasque.